La Confianza en el Mundo

El Enfoque del Radio de Confianza

Cultura PolíticaJosé Eduardo Jorge

Estado del conocimiento de la Confianza Social a principios de siglo. La confianza interpersonal como cualidad de las sociedades o de los individuos. Hipótesis sobre las causas de la confianza. Avances en la medición de la confianza en la Encuesta Mundial de Valores (World Values Survey). La confianza en la familia, los vecinos, los conocidos, las personas de otra religión o nacionalidad y los desconocidos. El Radio de Confianza. Su medición y las diferencias entre los países  Ir a la Parte 1: Avances en el Estudio de la Confianza

________________

La Confianza Interpersonal en la Sociedad y el Individuo

Hacia principios del siglo XXI, había dos grandes enfoques teóricos y una decena de hipótesis sobre las fuentes y efectos de la confianza social (Delhey y Newton, 2003; Newton, 2004). Un enfoque concebía la confianza como un atributo de los individuos, que deben ser, por lo tanto, las unidades de análisis en la investigación empírica. El otro la entendía como una propiedad del ambiente social.

Según la segunda perspectiva, los individuos no “poseen” confianza: viven en un clima social de mayor o menor confianza. Al decir si confían o no en los demás, no harían una afirmación sobre sí mismos, sino sobre la “confiabilidad” de su sociedad y de la gente que los rodea.

El porcentaje de la población de un país que confía “en la mayoría de gente” sería un indicador realista de la probabilidad de que los habitantes de ese país actúen de un modo confiable. Nuestras unidades de análisis no deberían ser los individuos, sino los sistemas sociales. La confianza cambiaría con la experiencia y las instituciones serían importantes, pues crean un marco en el que la gente se ve inclinada a actuar en forma confiable u oportunista.

Las concepciones de la confianza como cualidad individual incluyen la perspectiva psicosocial de Uslaner, así como las hipótesis de que la confianza es más probable en las personas que gozan de bienestar o han tenido éxito en la vida, en las que participan en asociaciones o en redes informales, o en las que viven en comunidades con altos niveles de seguridad.

En la visión de la confianza como una propiedad de los sistemas sociales, una de las causas postuladas es la homogeneidad social. Serían influencias negativas las divisiones y los conflictos sociales –de clase, étnicos, religiosos y lingüísticos- y las tasas elevadas de homicidios. El nivel de riqueza de la sociedad tendría un impacto positivo, igual que la presencia de instituciones democráticas, justas y efectivas. Como las religiones han sido determinantes para el núcleo central de valores, creencias y prácticas de las sociedades, este tipo de legado cultural podría ser relevante para la confianza.

A través del análisis de regresión, cuyas unidades de análisis fueron 60 países relevados en las ondas III y II de la World Values Survey (WVS), Delhey y Newton (2005) observaron que, en el nivel agregado de las sociedades, influían positivamente sobre la confianza la homogeneidad étnica; el nivel y distribución de la riqueza económica –ingreso por habitante y equidad en la distribución del ingreso-; la calidad institucional, medida por indicadores como el nivel de democracia, el Estado de Derecho y la estabilidad política; un bajo índice de percepción de corrupción en el ámbito público y el legado cultural protestante. Las asociaciones voluntarias no eran relevantes.

El peso de la tradición protestante –también verificado en otros estudios- era consistente con las hipótesis weberianas. El tránsito de la comunidad tradicional a la impersonal sociedad moderna habría sido facilitado por una ética que, “al romper las cadenas del parentesco” (Weber, 1951, p. 237), permitió que “el ‘exo-grupo’ (out-group) fuera objeto de un trato similar al del ‘endo-grupo’ (in-group)” (Pagden, op. cit., p. 139).

Usando como insumo las bases de datos de las ondas 1999 y 2006 de la WVS en nuestro país, el autor de este artículo halló, mediante modelos de regresión, que la confianza interpersonal no estaba asociada entre los argentinos a la pertenencia a organizaciones voluntarias (Jorge, 2010, pp. 253-303).

Surgió asimismo una clara relación entre la confianza social y la confianza política. El análisis sugería que la confianza social se veía afectada en la Argentina por una percepción negativa de las instituciones políticas, que era muy alta en el periodo examinado (ver además Jorge, 2008, 2007, 2006, 2004).

Confianza en las Personas Cercanas y en los Desconocidos

En una revisión detenida de la voluminosa literatura y trabajos empíricos del periodo 2000-2007, Nannestad (2008) concluía que “la cuestión de la confianza es un enorme rompecabezas que no está siquiera cerca de encontrar solución” (p. 432).

Esto empezaría a cambiar con la onda V de la Encuesta Mundial de Valores (World Values Survey) del periodo 2005-2008, que por primera vez incluyó, en un estudio comparativo internacional a gran escala, una batería de indicadores para medir diferentes tipos de confianza.

Esta batería, repetida en la onda VI (2010-2014), agrega a la pregunta estándar para medir la confianza interpersonal –diseñada en 1948 por Elizabeth Noelle-Neumann- otra que inquiere, con una escala ordinal de cuatro puntos, cuánto confía el entrevistado en seis grupos diferentes, desde los más cercanos a él hasta los desconocidos y los que difieren de él por su religión y nacionalidad (Figura 1).

Figura 1
Tipos de Confianza Social en la Encuesta Mundial de Valores
Ondas V y VI: 2005-2014

Tipos de Confianza en la World Values Survey
Fuente: Jorge, José Eduardo (2016): “La Confianza Interpersonal Revela sus Misterios.¿La Partícula de Dios?”, Question 1(52), pp. 143-174.

Agrupando los datos de los individuos de todas las sociedades, un análisis de componentes principales de las respuestas sobre los seis grupos específicos arroja, en ambas ondas, dos factores, que corresponden a las confianzas en el “endogrupo” y el “exogrupo” de la Figura 1.

Newton y Zmerli (2011) recurrieron a una parte de estos datos -22 democracias de la onda V- para explorar la triple relación entre las confianzas particularizada, generalizada y política. Midieron la primera con un índice promedio de las tres categorías del “endogrupo”, y la segunda con otro de las tres categorías del “exogrupo”, excluyendo la pregunta estándar. La confianza política era un promedio de seis instituciones de gobierno.

Las correlaciones entre estos tres índices a nivel de los individuos, calculadas para cada país, así como el análisis de regresión multi-nivel, sugerían que la confianza en las personas cercanas a nosotros cumple en la sociedad moderna un papel más importante que el reconocido habitualmente. No solo no tendría un impacto negativo sobre la Confianza Generalizada y la Confianza Política: sería un cimiento fundamental sobre el que se erigen estas dos, aunque esta construcción no ocurra siempre ni a menudo, pues depende también de otros factores.

En especial, casi todas las personas que confían en el “otro generalizado” lo hacen también en el endogrupo, pero no todos los que confían en su propio círculo cercano lo hacen también en los extraños o grupos diferentes.

Welzel y Delhey (2015) tampoco encuentran apoyo empírico para la concepción “antagonista”, según la cual las confianzas en el endogrupo y el exogrupo son incompatibles. Entre ellas hay una correlación positiva. La confianza en el propio grupo no implica el rechazo o la discriminación de los otros. Pero estos dos tipos de confianza no serían una y la misma cosa, como suponen las “teorías de la unidad”, que ven a ambas como la expresión de un rasgo de la personalidad.

Welzel y Delhey se inclinan por la “teoría del prerrequisito”. La confianza en el endogrupo sería una condición necesaria pero no suficiente de la confianza en el exogrupo. Presentan evidencia empírica de que la confianza en el exogrupo tiene además otra fuente independiente: el desarrollo económico y humano, que “empodera” a los individuos y los libera del control del endogrupo (Welzel, 2013).

Nivel de Confianza y Radio de Confianza

Con una muestra de 51 países de la onda V, Delhey, Newton y Welzel (2011) apelaron al concepto de “radio de confianza” formulado por Fukuyama (1999, 2000) para estimar y analizar un nuevo indicador de confianza generalizada (ver también Van Hoorn, 2014; Delhey, Newton y Welzel, 2014).

A la luz de la nueva batería, era evidente que, si bien la pregunta estándar connotaba al exogrupo en gran parte de las sociedades –y en este sentido era una medida válida de confianza en los demás-, el significado que los encuestados daban a “la mayoría de la gente” –el círculo de personas que incluían en esa frase- variaba mucho entre los países. Se ampliaba en las naciones prósperas y se reducía en las confucianas. En China, un alto número de entrevistados no entendía las preguntas sobre la confianza en personas de otra religión o nacionalidad. Estos problemas introducen una seria distorsión en las comparaciones entre sociedades (Jorge, 2015a, pp. 389-91).

Fukuyama distingue entre “nivel” y “radio” de confianza. El primero equivale a la fuerza de las normas de cooperación; el segundo, a la amplitud del círculo de personas a las que se aplican esas normas.

Como a los entrevistados no se les pregunta a quiénes incluyen en “la mayoría de la gente”, Delhey, Newton y Welzel (2011, p. 792) –en adelante DNW- plantearon una técnica para estimar indirectamente el radio de confianza al nivel agregado de cada sociedad.

Consiste en calcular, para cada sociedad, una regresión individual donde la variable dependiente es la respuesta dicotómica a la pregunta estándar –definida ahora como Confianza interpersonal “No Especificada” (CNE)- y las únicas variables independientes son los índices de Confianza en el Exogrupo (CEND) y Confianza en el Endogrupo (CEX). La ecuación de regresión, donde 𝛼 es una constante, es la siguiente:[1]

Confianza No Especificada según Delhey, Newton y Welzel

El Radio de Confianza, con valores entre 0 y 1, es la diferencia entre los coeficientes de regresión bs no estandarizados, sumando 1 y dividiendo por 2 para evitar valores negativos.

Radio de Confianza según Delhey, Newton y Welzel

Para cada país, podemos estimar una medida ajustada de confianza –que aquí llamaré Confianza Generalizada DNW (CGDNW)-, multiplicando el porcentaje de la población que dice confiar en la mayoría de la gente (%CNE) por el radio de confianza de ese país:

Confianza Social según Delhey, Newton y Welzel

Diferencias de Radio de Confianza entre los Países

Calculé estas tres medidas para una muestra de 69 países de las ondas VI y V sobre la que llevaré a cabo mi análisis (Tabla A del Anexo: Estadísticas: La Confianza Interpersonal en el Mundo). En el caso de la Argentina, por ejemplo, el 20% de los encuestados dice confiar en 2013 en la mayoría de la gente. [2]

El radio de confianza en nuestro país es 0,65 y la confianza generalizada ajustada DNW 13% (20% x 0,65). El contraste más grande en nuestra Tabla corresponde a China, donde un radio muy estrecho de 0,36 reduce la confianza generalizada a 23%, cuando la pregunta estándar arroja una confianza de 63%.

La medida ajustada de DNW cambia la distribución de la confianza en el mundo en una dirección más acorde con las expectativas teóricas. El radio de confianza exhibe una gran variación entre las naciones. En nuestros cálculos, va desde un máximo de 0,85 en Suiza hasta un mínimo de 0,28 en Egipto (Tabla A del Anexo: Estadísticas: La Confianza Interpersonal en el Mundo).

De acuerdo con el indicador de confianza interpersonal no especificada que surge directamente de la pregunta estándar, la Argentina, igual que el resto de los países de América Latina, registra bajos niveles de confianza en la comparación internacional. En un ránking de 82 naciones, nuestro país ocupa el puesto 41º.

Con las medidas ajustadas de confianza generalizada la posición relativa de la Argentina en el mapa global de la confianza mejora de un modo no despreciable. Ello se debe a que, si bien el nivel de confianza en nuestro país sigue siendo bajo, el radio de confianza es alto en términos comparativos.

¿Qué factores influyen en el radio de confianza a nivel transnacional? En los análisis de regresión de DNW (op. cit., pp. 794-6) surgen efectos positivos del legado cultural protestante y, especialmente, de la “modernización económica”, medida a través del ingreso por habitante y el “Índice de Conocimiento” (KI) del Banco Mundial. [3]

Controlar por la modernización diluye el efecto del protestantismo, sugiriendo que éste no expande el radio por sí mismo. La vigencia del Estado de Derecho tiene un claro impacto positivo. Las medidas de diversidad o separación social no son significativas.

Realicé el mismo tipo de análisis, ciñéndolo a las variables planteadas por estos autores, para nuestra muestra de 69 países. Los resultados, en la Tabla 1, tienden a coincidir con los de DNW –que disponían de una muestra más pequeña-, aunque este grupo de variables produce en nuestro caso modelos de menor poder explicativo y el Estado de Derecho –no incluido en la Tabla 1- no resulta significativo.[4]

Tabla 1
Determinantes del Radio de Confianza en el Mundo
Análisis de Regresión Lineal. Países como Unidades de Análisis

Factores que explican el Radio de Confianza en los Países
Fuente: Jorge, José Eduardo (2016): “La Confianza Interpersonal Revela sus Misterios. ¿La Partícula de Dios?”, Question 1(52), pp. 143-174. Cálculos propios a partir de la base de datos de la Encuesta Mundial de Valores. ***p<0.001 **p<0.01 *p<0.05 ɫ p<0.1 ns: no significativo. Click en la imagen para agrandar

Según estos investigadores, es posible que los estudios empíricos no observen muchas de las relaciones supuestas entre la confianza social y el civismo debido a que esos nexos están oscurecidos por el problema del radio de confianza.

Para inquirir si el radio, solo o en interacción con el “nivel” de confianza, es importante para el civismo, usaron regresiones en las que las variables a predecir son un conjunto de indicadores cívicos y los predictores son el radio, la confianza no especificada (CNE) –entendida como el “nivel” de confianza- y la interacción entre ambos, que es la confianza generalizada ajustada (CGDNW) (op. cit., pp. 797-99)

Llevé a cabo un análisis similar con los 69 países de nuestra muestra.[5] Los resultados, detallados en la Tabla B del Anexo (Estadísticas: Confianza y Cultura Cívica), tienden otra vez a concordar con los de DNW.

El radio de confianza muestra una asociación positiva significativa con tres de nuestros cuatro indicadores básicos de valores democráticos (Jorge, 2015a, 2015b, 2016): Igualdad de Género, Aspiraciones de Libertad y Firma de Petitorios.[6] También, con el Nivel de Democracia, medido por el Índice de Derechos Políticos y Libertades Civiles de Freedom House.

La asociación es más débil, pero positiva, con la vigencia del Estado de Derecho según los indicadores de buen gobierno del Banco Mundial .[4], la transparencia institucional –usando los índices de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (CPI) y el Banco Mundial (CCI)- y la confianza en las instituciones políticas. No surge empero en nuestros modelos, como sí lo hace en los de DNW, un vínculo entre el radio de confianza y el asociacionismo voluntario.

Sigue: Confianza Interpersonal en Argentina flecha-sig

flecha-antAnterior: Avances en el Estudio de la Confianza

José Eduardo Jorge (2016): La Confianza Interpersonal Revela sus Misterios. ¿La Partícula de Dios?”, Question 1(52), pp. 143-174
Texto editado por el autor en enero de 2017
boton-referencia-a

 

Tema Ampliado: IIIIII IVVVIVIIVIII – IX – X – XIXII – XIIIXIV – XV

Cambio Cultural
Cultura Política Argentina

Déjenos su comentario

Artículos Relacionados

La Confianza Interpersonal

La Confianza Interpersonal: Teorías de la Confianza I

El Estudio de la Confianza Social: Teorías de la Confianza II

Últimos Desarrollos en el Estudio de la Confianza

La Confianza Social en el Muindo

La Confianza en Argentina

Estadísticas: Confianza Interpersonal por País

Estadísticas: Confianza Social y Cultura Cívica

Cultura Política

Concepto de Cultura Política

La Cultura Democrática 

Teoría de la Cultura Política I: Un Modelo Integrado

Teoría de la Cultura Política II 

Cultura Política Argentina:

Posmaterialismo y Materialismo en Argentina

Valores de Emancipación o Autoexpresión en Argentina

Capital Social y Confianza en las Instituciones en Argentina

Valores Humanos en Argentina

Argentina y América Latina en la Comparación Internacional:

Índice de Cultura Política Democrática

La Cultura Política de la Democracia en Argentina

La Cultura Política de la Democracia en América Latina Parte 1

La Cultura Política de la Democracia en América Latina Parte 2

De la Primera Época de Cambio Cultural

Las Raíces Culturales de los Problemas Argentinos: 21 de diciembre de 2001

Un Proyecto que Nació con la Crisis de 2001

Teorías de la Cultura Política

La Cultura Cívica de Almond y Verba

Evolución del Concepto de Cultura Política

Cultura Política y Desarrollo Económico: La Teoría de Inglehart I

Cambio de Cultura y Cambio Político: La Teoría de Inglehart II

El Concepto de Capital Social

Capital Social y Democracia: La Teoría de Putnam I

Sociedad Civil y Calidad de la Política : La Teoría de Putnam II

La Influencia de la Historia Institucional: La Teoría de Putnam III

La Teoría del Capital Social: La Teoría de Putnam IV

El Capital Social y la Calidad de la Democracia: La Teoría de Putnam V

Comunidad Cívica y Capital Social: Sociedad Civil y Democracia I

Voluntariado y Política: : Sociedad Civil y Democracia II

El Humanismo Cívico: Sociedad Civil y Democracia III

El Resurgimiento de la Virtud Cívica: Sociedad Civil y Democracia IV

Los Valores Humanos Básicos: La teoría de Schwartz I

La Estructura de los Valores Humanos Universales: La teoría de Schwartz II

Los Valores Culturales de Schwartz: La teoría de Schwartz III

Temas Relacionados

Los Problemas de las Nuevas Democracias

Medios de Comunicación y Cultura Política

Efectos Políticos de los Medios

Medios y Política en Argentina

Redes Sociales y Política en Argentina

NOTAS y BIBLIOGRAFÍA

[1] Para calcular los índices de confianza en el exogrupo y el endogrupo se asigna a las cuatro categorías de la escala ordinal los valores 0, 0.33, 0.66 y 1; se suman los valores de las tres preguntas correspondientes a cada índice y se divide por 3. El resultado es un índice que varía entre 0 (ninguna confianza) hasta 1 (máxima confianza) (Delhey et al., 2011, p. 804). Las regresiones de la confianza no especificada (CNE) son lineales, debido a que la regresión logística presenta problemas de comparación entre muestras (Ibíd., p. 792).

[2] Esta y otras medidas de confianza no especificada difieren, en general ligeramente, de las presentadas en Jorge (2015a), debido a que en el presente artículo el sistema de indicadores utilizados exige considerar como “casos perdidos” a los entrevistados que “no saben” o “no contestan”, mientras que en el trabajo citado el porcentaje de confianza está calculado sobre el total de encuestados, incluyendo a los “Ns/Nc”.

[3] El Knowledge Index (KI) reúne tres subíndices: Educación, basado en las matrículas y los años de escolaridad; Innovación (patentes, artículos científicos, regalías) y TICs (computadoras, acceso a Internet y telefonía).

[4] Igual que DNW, mido la vigencia del Estado de Derecho en cada país construyendo un índice promedio de los indicadores “Rule of Law” (RLI) y “Control of Corruption” (CCI) de los Worldwide Governance Indicators (WGI) del Banco Mundial (Kaufmann et al, 2009). El índice resultante adopta valores entre 0 y 1.

[5] En este enfoque, la Confianza Generalizada DNW (CGDNW) es la “interacción” entre el Radio y la Confianza No Especificada (CNE). Las regresiones incluyen, junto a los dos “efectos principales”, el término de interacción Radio x CNE. Para reducir los problemas de colinealidad, los dos predictores principales se centran alrededor de sus medias. El “término de interacción” es el producto de estas dos variables centradas. Sobre la interpretación de este tipo de modelos, ver Cohen et al., 2003, pp. 255-301.

[6] Firma de Petitorios: proporción de personas de un país que firmó un petitorio. Igualdad de Género: proporción que está en desacuerdo con que los hombres son “mejores líderes” que las mujeres y que “tienen prioridad para los empleos” cuando éstos escasean. Aspiraciones de Libertad: proporción de quienes tienen un puntaje de 3 o más en un subíndice de 0 a 5 construido con tres objetivos del Índice de Posmaterialismo de 12 ítems de Inglehart. Consiste en dar prioridad a las metas de libertad de expresión, y a las de participación ciudadana en a) las decisiones de gobierno y b) el trabajo y la comunidad (Inglehart y Welzel, 2005, pp. 239-44). Respeto por Otros: proporción que justifican la homosexualidad y el divorcio con un puntaje de 8 o más en una escala 1 a 10. Los 4 indicadores tienen una alta correlación entre sí. Para un análisis detallado, ver Jorge, 2015a y el Índice de Cultura Política Democrática..